Desinfectación

Los tratamientos se realizan básicamente por termonebulización, utilizando productos bactericidas, viricidas y fungicidas, con propiedades desodorantes y detergentes, que los hacen adecuados para el tratamiento de locales o recintos expuestos a malos olores y suciedad. Esto se realiza utilizando principalmente el sistema acuoso vía aspersión con productos que tiendan a la eliminación de ácaros que pululan en el medio ambiente y que son transmisores de enfermedades infecto contagiosas. Para lograr resultados de alto poder residual y efecto inmediato, se utilizan productos de marcas importadas, los que al contacto con el ser humano no produzcan trastorno alguno ni que dejen secuelas negativas.

Diferencia entre Limpieza y desinfección

Limpieza y desinfección no significan lo mismo. La limpieza consiste en la eliminación de la suciedad adherida a las superficies, mientras que la desinfección es un proceso de saneamiento por el cual se destruye a los microorganismos patógenos (bacterias, virus y hongos) nocivos para la salud humana, por medio de agentes químicos. Las toxiinfecciones alimentarias, procesos infecciosos, etc., obligan a actuaciones más o menos drásticas para la preservación de la salud. Se trata de controlar los niveles de contaminación microbiana dentro de límites aceptables. La desinfección es un proceso recomendado en colegios, hospitales, industrias alimentarias, granjas, fábricas, depósitos, etc. La gran capacidad de adaptación y supervivencia que presentan los microorganismos, superior en muchos casos a otras formas de vida, hace particularmente compleja la intervención contra los mismos. Los productos insecticidas que utilizamos son de muy baja toxicidad pero de altisísimo poder de volteo.

Microorganismos

Los microorganismos son los causantes de la mayoría de las enfermedades. Casi todos ellos pueden ser dispersados por medio de los llamados BIOAEROSOLES; (Los bioaerosoles son partículas transportadas por el aire, constituidas por seres vivos, o moléculas grandes que han sido liberadas por un ser vivo) Entre otros agentes, son los causantes de los síntomas del Síndrome del Edificio Enfermo (SEE). La Organización Mundial de la Salud lo ha definido como un conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en estos espacios cerrados. Es un conjunto de molestias y enfermedades originadas en la mala ventilación, la descompensación de temperaturas, las cargas iónicas y electromagnéticas, las partículas en suspensión, los gases y vapores de origen químico y los bioaerosoles, entre otros agentes causales identificados. El tipo de malestares que producen y estimulan estas situaciones es variado: jaquecas, náuseas, mareos, resfriados persistentes, irritaciones de las vías respiratorias, piel y ojos, etc. Entre estos malestares, las alergias ocupan un papel importante.